Empieza una vida equilibrada y nutritiva.

No debemos estar enfermos, ni sentirnos hinchados después de comer. No debemos tener granos en la piel, dolores de cabeza, sobrepeso.

Debemos sentirnos bien, llenos de energía, felices, con ganas, y con vitalidad.

Nuestro organismo cada segundo está trabajando para perfeccionar tu cuerpo. Nunca para.

No para aunque tú, comas mal, tomes medicamentos, fumes, tomes alcohol, lleves una vida estresada, no hagas deporte. Sigue intentando hacer lo mejor para ti. Lo que pasa que después de un tiempo se cansa el organismo, y no va a tener suficientes elementos para crear tu organismo perfecto. Y en este momento empiezan las enfermedades. Cualquier señal de cuerpo que no sea normal, es una llamada de ayuda. Imagínate que está diciendo “Socorro, socorro”. Te hace saber que algo no va bien. Tienes que escucharlo y descubrir que pasa. Tomar un medicamento para tratar el síntoma desagradable, será la solución de corta temporada. Luego vendrán más y más problemas. Obviamente los medicamentos ayudan en muchos casos, y son necesarios por ejemplo si tienes un dolor espectacular, o una operación sin lidocaína será un horror. También las enfermedades genéticas requieren medicación. Lo que estoy diciendo que la mayoría de los medicamentos que tomamos son innecesarios. Una enfermedad no viene de golpe, tiene varias pre-síntomas, lo que tú ibas ignorando.

IMG_4126

¿Qué puedes hacer?

Pues primero de todo cambiar el chip. Si tu prefieres tomar una pastilla que comer una ensalada, cambiar tu dieta o tomar una infusión, no pierdes más tu tiempo en leer este articulo.

En todos otros casos, tienes que entender que la dieta es fundamental. Es como una mutua. A tus 20 años no vas a necesitar pero vas pagando, hasta que un día pasa algo, y estará allí.

Las primeras llamadas de ayuda que algo no va bien en tu organismo pueden ocurrir a los 30 años, pérdida de pelo, falta de energía, la resaca dura más, y dices, “Antes eso no pasaba. Después de una fiesta he podido ir a trabajar o a clase sin problemas. Ahora supongo que es la edad”. No es la edad. Es que algo no funciona bien en tu cuerpo.

También tienes que entender que la prevención es más fácil que curar.

Una persona que tenga 65 años toma  mínimo 5 medicamentos diferentes al día. Eso no es normal. Espero que tú tampoco pienses que esto es normal. Si tú quieres ser sano después de tu jubilación tienes que actuar ahora. Y eso será el más básico: aprender comer bien. Prevenir las posibles enfermedades y mejorar la calidad de tu vida.
IMG_3784¿Cómo se empieza a comer mejor?

Una alimentación saludable no es en absoluto una dieta y tampoco privarte de comer, sino que se trata de crear una nueva mentalidad y una nueva forma de vida. Es comer todos los alimentos buenos para ti y dejar atrás todos esos alimentos que no son saludables.

Lo más importante de todo, beber agua. Eso es algo tan básico, pero hay tanta gente que no consume suficiente agua al día. Asegúrate que has tomado tus 8-10 vasos de agua. Eso puede ser en infusión, agua fresca, o agua normal. Fácil, ¿no?

¿Qué alimentos te aportan salud? Las verduras, las frutas, los granos enteros, las semillas y los superalimentos! Hay un montón de maneras distintas para preparar comidas con estos alimentos.

Hasta aquí es fácil, ahora viene lo que necesita más voluntad, tu dieta.

¿Cuáles son los alimentos poco o nada saludables?

 Todos aquellos que contengan alimentos refinados, como por ejemplo la harina blanca o el azúcar blanco, la margarina, las comidas preparadas (las que dicen lista para comer), las bebidas gaseosas, cualquier alimento con productos químicos, aditivos y aromas. Cuidado con los productos que dicen saludables, porque muchas veces no lo son. Siempre debes fijarte en  los ingredientes o en la etiqueta del producto. También debes tener en cuenta, que al cuerpo humano le cuesta  digerir los lácteos, el gluten y la carne, así que intenta  comer menos productos que tengan dichos alimentos.

Empieza el cambio poco a poco sin prisas ni agobios.

¿Qué tal si añades un puñado de fruta o verdura para el desayuno, comida y cena? Eso suma ya 3 raciones de fruta y verdura diaria, 21 a la semana, y se notaran los resultados. Cuando ya estés listo para un paso más, puedes cambiar los alimentos refinados, a alimentos integrales. Puedes hacerlo con pasta, pan, arroz, y prepara tus platos igual que antes. El siguiente paso será intentar comer menos carne, pescado y derivados de leche. No tienes que dejar tus caprichos de golpe. Intenta solo hacer una comida sin alimento de origen animal, ya verás que no es tan complicado, hay muchísimas recetas que pueden ayudarte e inspirarte.

Muy importante tener algo sano cerca de ti cuando te entran ganas de picar algo. No comas patatas fritas, chucherías o bollería. Si tienes antojo de algo dulce, prepara unas bolitas de energía, y tenlas en el frigorífico para los momentos críticos. Se preparan muy rápido y sencillo, llevan almendras, dátiles y fruta. Puedes hacerlo de mil maneras, y prepararlas solo una vez a la semana, tenerlas listas cuando las necesitas. Si te gusta más algo salado, pues de la misma manera prepara unos crackers de verdura, o palitos de trigo. Estos te llenarán y quitarán el mono de comer algo malo. 🙂

DSC_0094

Tienes que quitar la tonteria que los hidratos de carbono engordan. Eso depende de muchas cosas. Un plato de arroz integral con verduras, un plato de pasta integral con pesto o patatas al horno no va a engordarte. Lo que te engorda son los cereales refinados, bollería, refrescos, alcohol, rebozados. La fruta tampoco engorda. La grasa buena tampoco engorda. Hablando de todo en moderación.

Corta con los refrescos, chocolates, chuches, pasteles, galletas.

Come menos alimentos de origen animal (menos carne, pescado, marisco y lácteos). Hay varias razones. Uno para comer más fibra. Mejora la digestión, y si “no puedes” añadir carne a tus platos, estas “obligado” a poner más verduras. Al principio intenta una comida al día sin carne, pescado, lácteos. Por ejemplo la cena o el desayuno, estos son los más fáciles.

Un desayuno puede ser bocadillo con un montón de verduras, un batido, un crep o un pudding.

La cena pues una ensalada arcoíris, una crema de verduras, una sopa o verduras a la plancha.

¿A que si no suena tan mal? ¿Ni tan difícil? Pues ánimo, y prueba.

Entiendo que es muy fácil decirlo, pero hacerlo parece muy difícil al principio, por eso puedes ir poco a poco. Sin agobiarte. Haciendo pasitos pequeños.

Meriendas, entre comidas ideales: fruta con frutos secos (tampoco engordan), un batido, un zumo, unas barritas de energía (caseras), humus, guacamole, verduras frescas. Algo así.IMG_20141116_143629No tienes que dejar de consumir carne, lácteos, sólo comer menos. Tienes que entender y aprender que una comida puede ser completa sin añadir carne o pescado. Notaras que después de las comidas sin carne te sentirás mejor 😉

Eso todo es un estilo de vida, no una dieta. Es algo que vas haciendo cada día y lo disfrutas, no cuentas los días cuando se termina.

Tienes que empezar de masticar la comida.

Come con tranquilidad. ¿Tú también seguro que conoces alguien que come con ansiedad? ¿Qué parece que tenga miedo que le van a quitar la comida si no lo termina en unos minutos? Otro ejemplo son los carlinos, que comen con ansia, y nunca son saciados. Pueden comer tanto que vomitan, y después vuelven a comer. Y repetirlo hasta que no se acaba la comida o  las pilas.

Como en muchas partes de la vida, el menos es más. Hay muchísimos estudios que confirman longevidad con reducción de comida. Así que come tranquila, así tu barriga puede señalizarte cuando es pro. Comer menos tiene muchos beneficios, pero como he dicho antes no quiero agobiarte con demasiada información.

Si quieres, yo te puedo ayudarte en este camino.

Quiero que seas feliz y orgullosa de tu cuerpo, y muy sano.

Quiero que consigas levantarte por la mañana sin tener pereza, sino con muchísimas ganas de empezar el día.

Quiero que gracias a una buena alimentación puedas conseguir una vida más feliz y completa.

¿Cómo puedo ayudarte?

IMG8_3789

Puedo ayudarte con mis recetas, artículos de mi blog. Además hay mucha información, libros, documentales, charlas gratuitas que puedes ver y participar.

Puedo ayudarte recomendar una infusión para mejorar tu salud.

Puedo ayudarte si vienes a mis talleres, clases de cocina para conocernos y motivarte y enseñarte que no es complicado ni aburrido preparar platos saludables.

Puedo ayudarte si realizas un curso online conmigo. En estos cursos hay un límite de 20 personas para tener un trato más cercano y así poder resolver tus dudas.

Puedo ayudarte con mi consulta privada, eso será ideal para ti si te falta la motivación, la voluntad y necesitas alguien que te motive y guié.

Pinchando aquí puedes leer mi formación profesional.

¡Tengo ganas de conocerte!