Mascarilla verde, para pieles apagadas

Una mascarilla casera siempre es buena idea si quieres mimar un poco tu piel. Creando tu propia mascarilla tiene varios beneficios. Sabes exactamente que lleva, no hay aditivos, ni ingredientes raros que ni si quiera puedes pronunciar. Sabes que es fresco, no lleva conservantes. Puedes crear mascarillas muy divertidas y experimentar.

Este mascarilla verde lleva espirulina, aloe vera, aceite de coco, vinagre de manzana y un poco de melaza. Todos estos ingredientes no solamente son fantásticos para tu cocina o para alimentarse, también crean magia en tu piel.

diseno-sin-titulo-3

Si eres de los míos que viven en una ciudad grande como Barcelona, con aire contaminado,  tienes mucho estrés, a veces se queda corto el día para hacer todas las cosas,  y robas una hora de dormir para terminar alguna tarea: esta mascarilla es para ti.

Gracias a esta mascarilla verde tu piel volverá a iluminar, sentirse súper hidratada y cuidada. Si ya te alimentas bien, bebes mucha agua, grasas saludables y antioxidantes ya haces mucho para tener una piel bonita y sana. Gracias a las mascarillas caseras, ayudamos a lucir su mejor aspecto.

No se tu, pero a mi me encanta mimar mi piel, mi pelo. Es mi momento spa en este mundo tan acelerado. Intenta aplicar una o dos veces por semana, y en un mes ya podrás notar un cambio importante.

Ingredientes para la mascarilla verde

Una cucharada de espirulina
Una cucharadita de aloe vera (polvo o gel)
Una cucharada de melaza
Una cucharada de aceite de coco
Una cucharadita de vinagre de manzana

Preparación

Primero de todo mezcla todos los ingredientes hasta formar una masa totalmente homogénea. Aplica en la cara con un cepillo de silicona y deja la mascarilla en la piel hasta que esté seca. Eso tardará unos 15-20 minutos. Retira con agua tibia. Tu piel volverá a lucir y brillar, disfrútalo. Recuerda esta sensación y repite en unos días.

Si quieres ver más mascarillas y tratamientos de belleza natural click aqui 🙂